Mundo Musical Almería - Historia

Información sobre la historia musical almeriense

Antonio de Torres (Luthier)

ANTONIO DE TORRES Y LA GUITARRA: CON EL EMPEZÓ TODO
(Agradecida aportación de Mari Carmen Brotons)

Nacido en La Cañada de San Urbano el 13 de junio de 1817, fue bautizado en la Iglesia de San Sebastián, según consta en el Archivo Parro¬quial, libro 27 de Bautismos, folio 8, y murió a las 4 de la tarde el 19 de noviembre de 1892, como consta en el libro 40 de Defunciones, folio 167 vuelto, también de la misma iglesia de San Sebastián. Hijo de padres campesinos, supo con su talento abrirse camino en la vida y llegar a ser el más grande guitarrero de su tiempo. Alma sensible de reconocido valor interna¬cional, fue también poeta, músico, buen guitarrista y mejor constructor de guitarras, en cuya elaboración transmitía la expresión de sus sentimientos con una sensibilidad musical muy andaluza y española. Se ha elogiado a menudo la sonoridad, calidad y belleza de estos delicados instrumentos que manejaron destacadas personalidades del mundo del arte y que sólo de las manos de este almeriense habrían podido surgir.

En su juventud vivió en Vera donde realizó sus estudios primarios alternándolos con la práctica de la carpintería hasta llegar a ser un excelente artesano. Allí se casó con la hija de uno de los maestros carpinteros. Pasó muy mal su primera época y se vio obligado a vender muchos de sus bienes y a trabajar para otros carpinte¬ros ante la imposibilidad de montar taller propio. Al cabo de cierto tiempo logró superar este bache y pudo por fin montar de nuevo su taller. Mientras tanto, en un corto período de tiempo, nacen sus dos primeras hijas, la segunda de las cuales muere a los tres años recién cumplidos.

Unos meses más tarde, nace una tercera, que muere también al cumplir un año. Pero no paran ahí sus desgracias, ya que su mujer muere de tuberculosis en 1845. Se trasladó de Vera a Granada y trabajó en el taller del famoso constructor de guitarras José Pernas. Después de algún tiempo, se marchó a Sevilla, donde poco después conoció a su paisano Julián Arcas. Éste lo anima a dedicarse de lleno a la construcción de guitarras, actividad que le hace merecer, en 1858, el premio de la Exposición de Sevilla. Su fama sigue extendiéndose rápidamen¬te por todo el mundo. En esta ciudad contrae nuevo matrimonio actuando como padrino Julián Arcas. De esta unión nacen cuatro hijos. Con todo, su situación económica va deteriorándose poco a poco, lo que lo lleva a regresar a Almería y probar suerte en el comercio de loza y cristal, pero, al cabo de algunos años, vende el establecimiento y compra una casa en La Cañada, no lejos de la ciudad, para dedicarse de nuevo a la construcción de guitarras.

Amigos y guitarristas famosos Julián Arcas, Francisco Tárrega, Paco Luce¬na visitan su taller y sus instrumentos le son solicitados desde las más variadas latitu¬des; Francia, Japón, América encargan y reciben las guitarras de Torres. En sus últimos años el joven sacerdote Juan Martínez Sirvent le ayuda en el montaje de sus guitarras, pero pronto se siente mal y es trasladado a Almería para recibir aten¬ción médica; todo es inútil y fallece en la fecha y hora citadas. Se le recuerda como ejemplo de humildad, sencillez y austeridad, lleno de amor a los suyos y a una profesión elevada por su destreza a la categoría de Arte.

Rescatado por JOSE ANGEL PEREZ















Etiquetas:

1 comentarios:

A las 13 de mayo de 2020, 5:21 , Blogger Manuel Silva Fernández ha dicho...

Gracias a estos grandes genios Andalucía y sus gentes somos más grandes universalmente , seguro que tuvo que ser un gran hombre y un gran profesional con el que sus discípulos tuvieron que aprender de él muchísimo Dios lo tenga en su gloria

 

Publicar un comentario

<< Página principal