Mundo Musical Almería - Historia

Información sobre la historia musical almeriense

Paco Moncada


PACO MONCADA: TODA UNA VIDA EN LA RADIO

Os dejo un extraordinario relato de uno de los grandes padres de la Radio en Almería, nada mas y nada menos que Francisco Moncada Roca, un maestro de este medio que junto a María Rosa Granados, José Antonio Belda, Marisol Martínez o Emilia Martín que afortunadamente siguen entre nosotros forman la nómina de estas auténticas leyendas radiofónicas de Almería ejemplo de varias generaciones y líderes en los años cincuenta y sesenta en las emisoras Radio Almería EAJ60 y Radio Juventud de Almería. Este gran artículo fue escrito por nuestro maestro Francisco Moncada.

Desde aquél primer indicativo- “Aquí la emisora EAJ 60 Radio Almería”- que pronunciara ante el micrófono don Juan Cuadrado Ruiz, setenta cinco años nos contemplan. Los mismos que, de manera formal, cuenta la radio en nuestra provincia. Me refiero a aquella emisora que el alicantino Miguel Soto Román instaló, después de las oportunas licencias, en el singular y bonito edificio de la calle Arapiles, numero 2, donde permaneció durante casi medio siglo. Sabemos que la inauguración oficial fue el 12 de septiembre de 1934, pues al día siguiente, el “Diario de Almería”, recogía la noticia informando de la asistencia al acto de las primeras autoridades de la provincia, que intervinieron con distintos parlamentos.

El presentador, como queda dicho, fue don Juan Cuadrado, director del Museo Arqueológico Provincial, profesor de dibujo y persona de gran sensibilidad, ocupado en actividades artísticas y culturales, que mantuvo durante varios años si colaboración con la emisora. Poco después, pasados los difíciles años de la guerra, comenzaría a sonar, entre músicas distintas y algunos anuncios de publicidad, la voz de la que fuera primera locutora almeriense, Margarita García “Margot” que años más tarde contrajo matrimonio por poderes y marchó a Argentina.

Entre “El sitio de Zaragoza”, “El bello Danubio Azul”, “Las Zardas de Monti” y “La leyenda del beso”, con las actuaciones esporádicas de algún cuarteto, los aficionados a la zarzuela, los discos solicitados por los radioyentes, los recitales poéticos, las guías comerciales y la buena voluntad de los colaboradores, la emisora se iría manteniendo, no sin hacer frente a muchas dificultades por su propietario que, en distintas ocasiones, tuvo que arrendar la explotación de Radio Almería a buscadores de negocios que por aquí arribaron.

Poco a poco, con el paso de los años, los programas fueron mejorando y la radio se convirtió en compañera insustituible y formaría parte de la vida cotidiana, tanto de la ciudad como de los pueblos a donde llegaba la voz de Radio Almería, con noticias, canciones y programas de entretenimiento, cuando la familia se apiñaba en torno a la mesa de camilla junto al receptor de válvulas con funda de cretona.

Llegarían después más emisoras, como Radio Juventud en noviembre de 1951. Estación Escuela por la que pasamos muchos de los futuros profesionales, que estuvo emitiendo durante tres años con una emisora de onda corta desde un viejo caserón de la plaza de Careaga. Después, Radio Popular, que empezó siendo emisora diocesana, también en otro viejo y notable caserón conocido como Palacio de los Marqueses de Cabra donde se instalaron los estudios, con centro emisor en el paraje de Torrecárdenas. Finalizaba el año 1966...

La radio de Almería tiene su historia que ya ha sido contada en libros por estudiosos del medio; una historia revivida ahora con los actos del 75 aniversario de Radio Almería por su sucesora Onda Cero, y de manera especial con la exposición itinerante de fotografías, paneles gráficos y receptores de radio-desde los de galena hasta los primeros transistores-, conferencias y coloquios que han llenado de significado y de gratos recuerdos a muchos almerienses. En esas imágenes fotográficas no están todas, pero sí muchas de las personas que hicieron posible el funcionamiento de las primeras emisoras, con pocos medios pero con mucho entusiasmo.

En nuestro recuerdo ocupan un lugar de honor los pioneros de la radio, los que creyeron en el milagro de las ondas sonoras, los que se aventuraron después por una profesión incipiente, los que se enamoraron de un medio que resultó apasionante: la radio que, desde entonces, forma parte de nuestra memoria sentimental. ¡¡ Setenta y cinco años de Radio Almería¡¡. Toda una vida junto a nosotros. La radio que escucharon nuestros padres, tal vez asombrados de las avances de la técnica; la misma emisora que abría cerraba sus emisiones diarias con el “Fandanguillo de Almería” que compusiera aquél músico de la plaza de Pavía que se llamó Gaspar Vivas; la radio de los discos dedicados, con interminables dedicatorias en determinadas fechas del calendario y que venían a alegrar un poco la frágil economía de la época. Y allí sonaban Juanito Valderrama, Antonio Machín y Antoñita Moreno, por ejemplo, con “El emigrante”, “Madrecita” y “El cordón de mi corpiño”.

A las 2.30 de la tarde y a las 10 de la noche, con las campanadas del reloj de la Puerta del Sol, el diario hablado de Radio Nacional de España (El Parte, como le llamaban algunos recordando otros años), con aquellas voces de dicción perfecta que tanto se parecían a las del NO-DO. Y los programas deportivos, los concursos cara al público, los seriales de innumerables capítulos, los festivales de la canción, los radioteatros y, por supuesto, la siempre deseada publicidad en forma de cuñas y guías comerciales. También en discos, porque... ¿quién no recuerda aquello de la tableta Okal es hoy/ el remedio mas sencillo/ yo a ninguna parte voy/ sin llevarla en el bolsillo....”. O aquella otra del negrito del África Tropical, que puso el cola-cao en el oído de todos los españoles.

Para quienes emprendimos muy jóvenes la aventura radiofónica; para los que evocamos aquella radio artesanal, es posible la emoción al ver esas fotografías en las que aparecen muchos amigos y compañeros que ya no están entre nosotros y cuyas voces deben sonar aún por alguna galaxia. Se ha dicho y repetido que la radio tiene la gran virtud de la intimidad, que llega a cada uno de sus oyentes sin hacerse notar apenas, como una amiga sigilosa que nos ofrece música, noticias, entretenimiento, opinión y sobre todo compañía. Compañía en las agitadas mañanas, en las tranquilas sobremesas, en las tardes calurosas y en las madrugadas sin sueño.

¡Setenta y cinco años de Radio Almería¡ Mi palabra, nuestra palabra- en donde incluyo a todos los profesionales del medio- no puede ser otra que una nueva declaración de amor a esa novia que nos acompaña en todo momento con su voz pluriforme; voz que nos cuenta las alegrías y tristezas del mundo, y esa otra voz sugestiva, tierna y amorosa en la madrugada para decirnos al oído los mas bellos poemas, las mas hermosas melodías. Todo un espectáculo con sólo pulsar un botón.

“Toda una vida yo estaría contigo, no me importa en que forma, ni donde ni como pero junto a ti. Toda una vida”.

JOSE ANGEL PEREZ

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

<< Página principal