Mundo Musical Almería - Historia

Información sobre la historia musical almeriense

Teatro Apolo

https://www.diariodealmeria.es/almeria/Teatro-ApoloDe-origenes-restauracion_0_306270134.html

El Teatro Apolo De sus orígenes a la restauración

Concluidas las obras de rehabilitación del emblemático Teatro Apolo, la Reina lo reinauguró el día 24 de noviembre de 1993. Doña Sofía hizo lo propio dos años antes con el Auditorio Municipal "Maestro Padilla"
ANTONIO SEVILLANO / HISTORIADOR - 18 Octubre, 2009 - 01:00h

La seda por el percal, sin que desmerezca el percal. La suspensión de las representaciones previstas este fin de semana de Cante hondo en el Café de Chinitas, espectáculo liderado por la bailaora Cristina Hoyos, nos obliga a un cambio de tercio. El recambio natural, por historia y arquitectura, era sin duda el recoleto y entrañable teatro Apolo. Es decir, el espacio escénico de mayor antigüedad de la capital: 39 años más que el Cervantes y 109 que el Maestro Padilla. Y el más "misterioso" en sus orígenes, arquitecto, propietarios, etcétera. Gestación a la que trataremos de dar repuesta con la mayor claridad posible dada la escasísimas referencias bibliográficas de que hasta ahora disponíamos. Por ejemplo, la preceptiva ficha del Pgou -protegido grado 2- tampoco aporta antecedentes históricos, salvo adjudicar el proyecto, erróneamente, a Trinidad Cuartara.0

En el último tercio del XIX comenzó la urbanización de las feraces huertas que desde San Sebastián se extendían hasta la primitiva rambla de Belén. Al tiempo que el Ayuntamiento le asignaba un número de "cuartel" (división parcelada a modo de los actuales distritos), procedían a rotular las nuevas vías con nombres "sonoros"; de ahí las de Talía y Calderón, aunque no porque en "tiempos remotos" allí se alzase teatro alguno, del que no hay pruebas que lo documente. ¿Un teatro a extramuros, alejado del centro urbano, en medio de la Vega? No es creíble. El único Calderón de la capital abrió sus puertas en diciembre de 1881 y estaba ubicado en la desamortizada iglesia de San Pedro el Viejo, del Sagrado Corazón o de los Jesuitas (actual de las Esclavas del Stmo. Sacramento). Se anunció indistintamente como Salón de San Pedro.

Coincidiendo con la construcción de la Compañía de María y del proyectado nuevo Mercado de Abastos, en la rambla de Hileros (antes y posterior de Pescadores, Calderón y Obispo Orberá), la sociedad Los Veinte (ampliada), a quien algunos autores aseguran su filiación masónica, adquirió terrenos de la huerta Los Arcos, de María de Burgos, donde alzar un coliseo. Para ello emitieron acciones con el fin amortizar el empréstito solicitado.

En abril de 1881 las obras avanzan a buen ritmo: "(Crónica Meridional) Debemos poner en conocimiento de nuestros abonados que el teatro que se está levantando en la rambla de los Hileros, sigue muy adelante en su construcción, pues además de haberse empezado a colocar los sillares sobre los cimientos de los muros exteriores, se está trabajando con gran actividad en la parte que ha de formar el escenario". En febrero del año siguiente ya estaba concluido a falta de ciertas medidas de seguridad en la fachada, según comunica el Municipio a Sebastián López Muñoz, gerente de Los Veinte -maestro armero, este sí, reconocido masón-, y de que es el gobernador Civil quien debe certificar la viabilidad de la obra y conceder el oportuno permiso de apertura. Los avisos en prensa de Los Veinte siempre se refieren a ella como sociedad recreativa, organizadora de bailes y representaciones teatrales por y para sus propios asociados; ocupaba la planta superior de San Pedro el Viejo. El gacetillero nos pone en antecedentes de reveladores detalles interiore y, para que no quepan dudas, del profesional que lo hizo posible: "El salón que ya empieza a decorar esta Sociedad… consignamos con gusto que la preciosa cornisa que se destaca sobre las arcadas de su elegantes palcos, reúne a la belleza el gusto más acertado, dándole mayor realce sus bien ejecutados adornos de relieve, de severo orden griego. El techo, es trabajo de los renombrados artistas Sres. Busato y Bonardi… Las decoraciones, obra también de estos hábiles pintores, se esperan de un momento a otro… prometiendo la Sociedad constructora que en los últimos días del mes de abril puede tener lugar la primera función inaugural…

Pero no dejaremos de tributar un merecido elogio a nuestro apreciable amigo D. Enrique López Rull, Arquitecto Provincial, que con su creciente actividad, reconocida inteligencia y claro talento, ha logrado ver reunidos el mérito con los detalles y la belleza y la armonía en el conjunto, luchando con las imprescindibles condiciones de economía que han presidido a todos estos trabajos". Aclaro que en el Archivo Municipal no existen planos ni memoria de la comisión de Ornato. Se cumplieron las previsiones. El jueves 27 de abril de 1882 fue inaugurado por la compañía dramática del eminente actor Rafael Calvo, poniendo en escena La vida es sueño, de Calderón de la Barca, y el "juguete" Esos son otros López. Éxito absoluto de público y crítica que se reprodujo durante los 16 días que duró el abono y dos más a beneficio del director y de los actores, con obras del citado Calderón, Echegaray, Lope de Vega, Tirso de Molina y Shakespeare. Los espectadores pudieron acomodarse en palcos y plateas, butacas de patio y anfiteatro, hasta un aforo aproximado de 500 localidades.

El siguiente gran hito musical se produce con la presencia en Almería del insigne guitarrista Francisco Tárrega. "Procedente de Londres, Viena y París llegará muy en breve a esta capital el sin rival concertista de guitarra D. Francisco Tárrega…". Su debut se produce el 8 de febrero de 1890, interpretando entre otras composiciones Boleras y Panaderas de Arcas y, de auténtico clamor, la Gran Rondeña. Repitió triunfo el día 20, ahora acompañado por los profesores del sexteto Sánchez (abuelo y tíos-abuelo del maestro Padilla). Durante su estancia almeriense se hospedó en la casa de La Cañada de su amigo Antonio de Torres, una de cuyas guitarras "leona" tañía. Con nuevos gerentes el Apolo se reconvierte en Café cantante en medio de un considerable escándalo; aventurando la prensa conservadora los actos inmorales que allí se cometerían y la práctica de juegos de azar prohibidos.

El Gobernador Civil lo autoriza y en octubre de 1896 inicia su andadura; en diciembre debuta "el célebre cantador del género andaluz Juan Breva, con las también conocidas La Gaditana y la Garabita chica". Hasta después de Navidad el malacitano pone el cartel de no hay billetes día tras día: "Este está siendo muy aplaudido todas las noches por la amplia concurrencia. Juan Breva está dando pruebas de la celebridad de que goza en toda España". Con los exitosos quince días en cartel de Juan Breva -empadronado durante un lustro en la ciudad a comienzos del siguiente siglo XX-, ponemos fin aquí a la primera parte de la fructífera existencia del céntrico y longevo Teatro rehabilitado por el arquitecto Ángel Jaramillo y (re)inaugurado en el ocaso del pasado milenio. En su interregno se sucedieron igualmente brillantes acontecimientos, pero ya motivo de otra crónica.

https://www.diariodealmeria.es/almeria/Teatro-Apolo-IIFeudo-Educacion-Descanso_0_308369815.html

Teatro Apolo (II) Feudo de Educación y Descanso
25 Octubre, 2009 - 01:00h
La eficaz intervención arquitectónica planteada por Ángel Jaramillo restituyó a su estado original, en la medida de lo posible, el venerable teatro proyectado por Enrique López Rull e inaugurado en abril de 1882. Para ello contó con unas viejas fotografías del Apolo facilitadas por el conserje municipal Juan Zapata (expuestas en la entrada junto a cuatro de las primitivas columnas de hierro forjadas en Talleres Oliveros). Las obras paliaron las acometidas en los años treinta y sesenta, en que se perdieron los palcos laterales a favor de su adecuación como sala cinematográfica, e integrando en un único inmueble las casas colindantes de Juan Lirola y Obispo Orberá, lugar de ensayo de Educación y Descanso y vecina de la antigua Comisaría de Policía y de la ONCE.

Con una nueva gerencia y reconvertido en Café cantante, el Apolo inició su andadura en el siglo XX cediendo en parte el glamour de la centuria anterior. En 1900 se establece el Círculo Literario y el Republicano y acoge sesiones poéticas de Juegos Florales. En enero de 1908 (sin perder el original nombre) pasa a subtitularse Salón "Ena Victoria" y en 1916 Kursaal Salón Music Hall. Definitivamente, en la década de los veinte, cierra sus puertas al mundo de la farándula (bailes de máscaras, salones de juego, camareras de alterne) en medio de un notable escándalo; tachándolo la derecha conservadora y el Obispado de contrario a la moral y, a mayor inri, ¡a precios prohibitivos! Más adelante se instaló La Unión Ferroviaria y un economato de los Ferrocarriles del Sur. Construido a expensas de la sociedad Los Veinte (ampliada), la propiedad actual corresponde a la Junta de Andalucía, quien tiene cedido su uso, conservación y explotación al Ayuntamiento. La cronología de sus diferentes propietarios y vicisitudes podemos establecerla a través de protocolos notariales del Archivo Histórico y en el Registro de la Propiedad.

Tras la guerra incivil, la Secretaría Nacional de Cultura Popular delegó sus funciones en la recién constituida Obra Sindical de Educación y Descanso -dependiente de los Sindicatos Verticales franquistas-, quines ocuparon el teatro. Mientras realizan tareas de limpieza y adecentamiento, abren la terraza Apolo A, en el solar que hoy ocupa el Gran Hotel y el Palacio de Justicia (pasada dos décadas se le sumaría la Apolo B, en terrenos de la Escuela de Formación Profesional "Francisco Franco", c/. San Juan Bosco). Su programación al aire libre cubre la temporada estival ofertando, junto a sesiones de cine: veladas de boxeo, compañías de ópera flamenca, bailes y cantos regionales, actos políticos y sindicales, cruces de mayo, etc. En el Apolo A, por ejemplo, radicó la primera Caseta Popular de titularidad municipal y la primera -previo pago los hombres y gratis la señora o señorita acompañante- de ambiente andaluz y convencional: engalanada con farolillos, guirnaldas y motivos agrícolas (parrales, barriles de uva), rifas, tómbola, orquestas de bailes y vocalistas actuantes en el Café Colón o Español. Entre las figuras del flamenco de la época que subieron a su tablado tenemos a Pepe Marchena, Niña de la Puebla, El Americano, Jacinto Almadén, El Mejorano o Canalejas. En Almería, dado su excelente clima, proliferaron este tipo de locales lúdicos a cielo abierto (en su momento documenté hasta una veintena); lo céntrico y espacioso de sus emplazamientos las hizo desaparecer al compás del feroz desarrollo urbanístico desatado en la capital en los sesenta/setenta.

De regreso al coliseo de Obispo Orberá, cinco nombres propios caben destacar: Santiago Frías, director de la Obra Sindical; Cristóbal López Lupiáñez, responsable de Educación y Descanso; Rafael Barco y Francisco Gomis Peinado, directores musicales, y José Fernández Campos "Richoly", alma mater de su grupo de Coros y Danzas. Recordarán igualmente que durante los años 60 y 70 en el Apolo cohabitaron teatro y cinematógrafo, escenario y pantalla grande, e incluso fue sede del Cine Club Oseyda, dirigido por el "camarada Antonio Amérigo". Sin embargo, fue tres los apartados específicos en donde alcanzó su máximo esplendor: Cuadro de Actores y Lírico, Concursos de Variedades y Flamenco y los citados Coros y Danzas, en competencia con Sección Femenina. A falta de un ensayo monográfico, valgan unos reducidos apuntes.

El 7 de abril de 1952 -prólogo a la Semana Santa- el grupo artístico de Educación y Descanso escenificó el auto sacro-musical "Mater Dolorosa" (repetido en años posteriores por distintos elencos de aficionados pertenecientes a la Obra Sindical). En la primera parte, la agrupación musical de Cámara, bajo la dirección del maestro Rafael Barco, ofreció un concierto con obras de Grieg, Beethoven y Mozart; dando seguidamente paso al "recital de canto de la notable soprano lírico-dramática Asunción Giráldez". En la segunda parte fueron los coros de E. y D., a gran orquesta, interpretaron "Los siete Dolores de María Santísima", "cooperando el Cuadro Artístico de la Obra en la representación plástica de los mismos". Conducidos por el locutor Quino Santaella, allí se escucharon las voces solistas de Santiago Frías, Juan Checa, Manuel Gutiérrez, Pilar Velasco, Segado, Antonio Alonso y el amigo Miguel García (propietario de la acreditada Jamonería Andaluza, en Puerta de Purchena). Autoridades, afiliados, familiares y público en general llenaron por completo el mediano aforo del teatro Apolo, ovacionando a los músicos, actores y cantantes en la doble función de tarde-noche.

A comienzos de diciembre de 1957 parejo éxito obtuvo la reposición de la zarzuela lírica-andaluza "En mi jaca jerezana", libreto de Ramón Guijo y José María Rull con música de Rafael Barco. La obra, estrenada en diciembre de 1935 en el teatro Cervantes, está ambientada en la serranía de Ronda durante la subida en romería a la Virgen del Escondrijo. Barco nos cuenta que respecto a la original "se habían estrenado algunos musicales que antes no tenían, y que el público acogió con cariñosos y prolongados aplausos: una plegaria en el segundo acto para la tiple, un terceto cómico y una voz para el personaje llamado "El Inglés". Yugo destacó entre sus intérpretes a Angel Barceló, Isabelita Quero, Francisco Rodríguez, Rosalía de la Rosa, Tomás Salvador y Andrés Samper.

Sin espacio para mayores consideraciones, debemos agradecer la ímproba labor realizada por Pepe Richoly en el rescate y estilización de los más genuinos cantos y bailes autóctonos; disponiendo para ello de los mejores cantaores y guitarristas locales y de un ramillete espléndido de bailaoras/es que supieron difundir el folclore provincial en numerosas giras por España y el extranjero. En distintas fechas coincidieron con los concursos de Flamenco y Variedades "Fiestas sin Hilos", antecesora local del nacional "Fiesta en el Aire". Digamos para concluir, que la peña flamenca Los Tempranos (merecedora sin duda de todo un capítulo) tuvo en el Teatro Apolo el marco escénico idóneo donde desarrollar su arte… ¡Ay, aquella Pastoral Flamenca de 1972 vestidos todos de pastorcitos… !

* * *

http://www.culturandalucia.com/.../Teatro_Apolo_de_Almeria








Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

<< Página principal