Mundo Musical Almería - Historia

Información sobre la historia musical almeriense

Encarna Sánchez

La periodista Encarna Sánchez, nació en el seno de una familia de militares en 1940, en el municipio de Carboneras, donde actualmente hay una plaza con su nombre a escasos metros de la playa. Falleció el 15 de abril de 1996 en Madrid, victima de un cáncer de pulmón. Encarna era la menor de cinco hermanos.

Su padre, un militar republicano, murió fusilado cuando ella tenía pocos meses. En sus primeros años se trasladó con su madre a la capital almeriense, mientras sus hermanos se marcharon a trabajar a otros lugares de España. A los siete años ingresó en un colegio de monjas.

Cuando Encarna tenía 14 años se reunía con su novio que trabajaba en una emisora de Almería después del instituto. Un día le dieron la oportunidad de sustituir a la presentadora de un programa que estaba enferma. El director del programa, que era de la emisora quedó impresionado y le ofreció su primer contrato.

Desde pequeña tenía una ambición que llamaba la atención, en el colegio era una alumna dispuesta a aprender cualquier cosa, siempre quería prosperar y no se conformaba nunca con nada.

Su personalidad inquieta la llevó a formar parte del cuadro de arte de la Cruz Roja de Almería. Sus inicios en la radio fue como miembro del cuadro de actores en la más antigua de las emisoras de la provincia. Poco después se presentó en Radio Juventud de Almería a un concurso de artistas noveles, y desde ese instante se dio cuenta que la radio le entusiasmaba y quiere trabajar en ella. Se quedó como alumna de la emisora escuela Radio Juventud de Almería cumpliendo cada una de las funciones de una emisora en todo momento, lo que sobre todo le sirvió para aprender muchas cosas.

Tras desempeñar durante un tiempo las funciones de directora artística y jefa de publicidad de una emisora de San Sebastián, fue a Madrid para trabajar tres años en la emisora La Voz de Madrid, con el programa "Esto es España, señores".

Además, desde 1967 presentó y puso música a los espacios "Brindis" y "El club de los millonarios". Incluyo también un programa de música española con el que consiguió la Medalla de Plata de la Sociedad General de Autores de España. En la cadena REM hizo popular el programa "El club de los oyentes".

Durante estos años de aprendizaje, donde fue incluso a Estados Unidos y a Méjico, consiguió adquirir mucha experiencia. En 1970, Encarna aceptó un contrato en México y después trabajo en emisoras de la República Dominicana y Los Ángeles mientras estudiaba producción de radio en la cadena ABC.

Se casó con un empresario en Los Ángeles pero su matrimonio duró solo tres años y regresó a España en un momento en el que el país hacía su transición a la democracia tras la muerte de Francisco Franco en 1975.Encarna Sánchez volvió a España y saltó a la popularidad con Encarna de Noche en Radio Miramar de Barcelona.

En 1983 se trasladó a la COPE, donde se incorporó a la programación de la tarde con el título: "Directamente Encarna", cuyo programa fue todo un éxito y la convirtió en líder de audiencia en su franja horaria. Se adueñó de las ondas radiofónicas y durante años fue una de las locutoras de referencia.

Las tardes y antes las noches, con Encarna Sánchez eran ya una necesidad para muchos radioyentes que esperaban cada día el momento de oír la voz enérgica de esta almeriense que tenía por bandera la realidad y la crítica. Consiguió ser líder según los datos del Estudio General de Medios (EGM) unos diez años, con una media aproximada 565.000 oyentes, durante las cinco y las ochos de la tarde, de lunes a viernes, que era cuando se emitía el programa.

En el espacio colaboraron Jaime Peñafiel en la prensa del corazón, Graciano Palomo para la actualidad política y Carlos Fernández, especialista en todo lo relacionado con la música. Además, había una mesa redonda muy particular, "La Mesa Camilla", donde participaban Maruja Díaz, Paquita Rico, Carmen Jara y Maricarmen Yepes.

Envidiada y seguida allá donde iba, criticada y adorada a partes iguales, con una personalidad arrolladora que se iba fortaleciendo con los años, sin pelos en la lengua, logró meterse en el bolsillo a la gran mayoría de los oyentes del momento. Encarna Sánchez era escuchada por la audiencia de más edad, de 50 años en adelante. Ganó tres Premios Ondas, un reconocimiento anual que se da en España a programas y personalidades destacados en el mundo de la comunicación.

Ahora, no ha pasado mucho tiempo y no están ya en la radio española ni Encarna Sánchez, lamentablemente fallecida, ni Javier Sardá, en la televisión y sustituido en la Cadena Ser por Gemma Nierga, ni Julia Otero, también en la televisión y despedida repentinamente de su programa "La radio de Julia" de Onda Cero. En 1990 fue contratada por Antena 3 TV para una serie de trece espacios de emisión semanal, sin embargo no abandonó su trabajo en la COPE. Este programa llamado "...Y ahora Encarna" fue muy criticado por profesionales de otros medios por sus particular forma de enlazar la información con la publicidad. No tuvo mucho éxito y decidió dedicarse por completo a la radio.

Su manera de ser le ocasionó varios problemas. En 1991 prestó declaración ante la Fiscalía de Madrid, donde se le abrieron diligencias informativas por un posible delito de desacato al criticar en su programa de la COPE la actuación de un juez. Tres años después volvió a ser encausada en dos ocasiones. Una de ellas a raíz de la demanda civil presentada en junio por el ex director de TVE, Ramón Colom, de la que fue absuelta; después fue denunciada por el ex secretario de Interior Rafael Vera, donde finalmente la causa fue archivada y sobreseída en noviembre de ese año.

En 1995 prestó su voz a Amnistía Internacional para una campaña sobre la violación de los derechos de las mujeres en países como Bosnia, Argelia y Brasil.

Encarna falleció en 1996 a los 56 años en Madrid a consecuencia de un cáncer en la garganta, que sufría desde hacía años. La periodista guardó siempre en silencio la gravedad de su enfermedad en la más estricta intimidad. Recibió tratamiento médico en diversos centros españoles y en una prestigiosa clínica de Suiza e incluso permaneció ante el micrófono hasta dos meses antes de morir, cuando la gravedad de la enfermedad le impidió continuar dirigiendo su programa diario que tanta fama y éxito personal le había dado.

Se fue una periodista, aunque nunca acabó la carrera, única, irrepetible, tanto para lo bueno como para lo malo. Tenía el don divino de la palabra, que o se nace con él o nunca se tiene. Era exagerada para todo, de cualquier asunto hacía un mundo y en ocasiones sus críticas eran desproporcionadas, por una pequeña cosa creaba una polémica bestial. Odiaba a los políticos de izquierdas y a los de derechas, hasta el extremo que nos les dejaba hablar en sus micrófonos. Pero dio un juego y una importancia fundamental a la COPE desde el punto de vista comercial y eso le sirvió para que la perdonaran cualquier cosa.

José Ángel Pérez García

19 de septiembre 2018
HOY HACE 78 AÑOS DEL NACIMIENTO EN CARBONERAS DE ENCARNA SANCHEZ, LA LOCUTORA ESTRELLA DE LA RADIO

Falleció el 5 de abril de 1996 en Madrid víctima de un cáncer de garganta. Encarna era la menor de cinco hermanos y nació el 19 de septiembre 1940 en el municipio de Carboneras donde actualmente hay una plaza con su nombre a escasos metros de la playa. Su padre, un militar republicano, murió fusilado cuando ella tenía pocos meses. En sus primeros años se trasladó con su madre a la capital almeriense, mientras sus hermanos se marcharon a trabajar a otros lugares de España. A los siete años ingresó en un colegio de monjas.

Cuando Encarna tenía 14 años se reunía con su novio que trabajaba en una emisora de Almería después del instituto. Un día le dieron la oportunidad de sustituir a la presentadora de un programa que estaba enferma. El director del programa, que era de la emisora quedó impresionado y le ofreció su primer contrato.

Desde pequeña tenía una ambición que llamaba la atención, en el colegio era una alumna dispuesta a aprender cualquier cosa, siempre quería prosperar y no se conformaba nunca con nada.

Su personalidad inquieta la llevó a formar parte del cuadro de arte de la Cruz Roja de Almería. Sus inicios en la radio fueron como miembro del cuadro de actores en la más antigua de las emisoras de la provincia. Poco después se presentó en Radio Juventud de Almería a un concurso de artistas noveles, y desde ese instante se dio cuenta que la radio le entusiasmaba y quiere trabajar en ella. Se quedó como alumna de la emisora escuela Radio Juventud de Almería cumpliendo cada una de las funciones de una emisora en todo momento, lo que sobre todo le sirvió para aprender muchas cosas.

Tras desempeñar durante un tiempo las funciones de directora artística y jefa de publicidad de una emisora de San Sebastián, fue a Madrid para trabajar tres años en la emisora La Voz de Madrid, con el programa "Esto es España, señores".

Además, desde 1967 presentó y puso música a los espacios "Brindis" y "El club de los millonarios". Incluyo también un programa de música española con el que consiguió la Medalla de Plata de la Sociedad General de Autores de España. En la cadena REM hizo popular el programa "El club de los oyentes".

Durante estos años de aprendizaje, donde fue incluso a Estados Unidos y a Méjico, consiguió adquirir mucha experiencia. En 1970, Encarna aceptó un contrato en México y después trabajo en emisoras de la República Dominicana y Los Ángeles mientras estudiaba producción de radio en la cadena ABC.

Se casó con un empresario en Los Ángeles pero su matrimonio duró solo tres años y regresó a España en un momento en el que el país hacía su transición a la democracia tras la muerte de Francisco Franco en 1975.Encarna Sánchez volvió a España y saltó a la popularidad con Encarna de Noche en Radio Miramar de Barcelona.

En 1983 se trasladó a la COPE, donde se incorporó a la programación de la tarde con el título: "Directamente Encarna", cuyo programa fue todo un éxito y la convirtió en líder de audiencia en su franja horaria. Se adueñó de las ondas radiofónicas y durante años fue una de las locutoras de referencia.

Las tardes y antes las noches, con Encarna Sánchez eran ya una necesidad para muchos radioyentes que esperaban cada día el momento de oír la voz enérgica de esta almeriense que tenía por bandera la realidad y la crítica. Consiguió ser líder según los datos del Estudio General de Medios (EGM) unos diez años, con una media aproximada 565.000 oyentes, durante las cinco y las ochos de la tarde, de lunes a viernes, que era cuando se emitía el programa.

En el espacio colaboraron Jaime Peñafiel en la prensa del corazón, Graciano Palomo para la actualidad política y Carlos Fernández, especialista en todo lo relacionado con la música. Además, había una mesa redonda muy particular, "La Mesa Camilla", donde participaban Maruja Díaz, Paquita Rico, Carmen Jara y Maricarmen Yepes.

Envidiada y seguida allá donde iba, criticada y adorada a partes iguales, con una personalidad arrolladora que se iba fortaleciendo con los años, sin pelos en la lengua, logró meterse en el bolsillo a la gran mayoría de los oyentes del momento. Encarna Sánchez era escuchada por la audiencia de más edad, de 50 años en adelante. Ganó tres Premios Ondas, un reconocimiento anual que se da en España a programas y personalidades destacados en el mundo de la comunicación.

Ahora, no ha pasado mucho tiempo y no están ya en la radio española ni Encarna Sánchez, lamentablemente fallecida, ni Javier Sardá, en la televisión y sustituido en la Cadena Ser por Gemma Nierga, ni Julia Otero, también en la televisión y despedida repentinamente de su programa "La radio de Julia" de Onda Cero. En 1990 fue contratada por Antena 3 TV para una serie de trece espacios de emisión semanal, sin embargo no abandonó su trabajo en la COPE. Este programa llamado "...Y ahora Encarna" fue muy criticado por profesionales de otros medios por sus particular forma de enlazar la información con la publicidad. No tuvo mucho éxito y decidió dedicarse por completo a la radio.

Su manera de ser le ocasionó varios problemas. En 1991 prestó declaración ante la Fiscalía de Madrid, donde se le abrieron diligencias informativas por un posible delito de desacato al criticar en su programa de la COPE la actuación de un juez. Tres años después volvió a ser encausada en dos ocasiones. Una de ellas a raíz de la demanda civil presentada en junio por el ex director de TVE, Ramón Colom, de la que fue absuelta; después fue denunciada por el ex secretario de Interior Rafael Vera, donde finalmente la causa fue archivada y sobreseída en noviembre de ese año.

En 1995 prestó su voz a Amnistía Internacional para una campaña sobre la violación de los derechos de las mujeres en países como Bosnia, Argelia y Brasil.

Encarna falleció en 1996 a los 56 años en Madrid a consecuencia de un cáncer en la garganta, que sufría desde hacía años. La periodista guardó siempre en silencio la gravedad de su enfermedad en la más estricta intimidad. Recibió tratamiento médico en diversos centros españoles y en una prestigiosa clínica de Suiza e incluso permaneció ante el micrófono hasta dos meses antes de morir, cuando la gravedad de la enfermedad le impidió continuar dirigiendo su programa diario que tanta fama y éxito personal le había dado.

Se fue una periodista, aunque nunca acabó la carrera, única, irrepetible, tanto para lo bueno como para lo malo. Tenía el don divino de la palabra, que o se nace con él o nunca se tiene. Era exagerada para todo, de cualquier asunto hacía un mundo y en ocasiones sus críticas eran desproporcionadas, por una pequeña cosa creaba una polémica bestial. Odiaba a los políticos de izquierdas y a los de derechas, hasta el extremo que nos les dejaba hablar en sus micrófonos. Pero dio un juego y una importancia fundamental a la COPE desde el punto de vista comercial y eso le sirvió para que la perdonaran cualquier cosa.

JOSE ANGEL PEREZ

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

<< Página principal