Mundo Musical Almería - Historia

Información sobre la historia musical almeriense

Juan Ramón García León (Agustín Belmonte)

Mi página BARRIO ALTO, de Diario de Almería del domingo 13 de julio de 2014.
Texto completo de mi crónica Juan Ramón: el cénit.

Carrera profesional.- Desde Los Solos zapilleros a los Expresiones inmediatamente anteriores a Bisbal, la carrera de Juan Ramón García León fue a más, a pesar de su timidez.

JUAN RAMÓN: EL CÉNIT
El Club Juvenil del Barrio Alto fue una gran idea puesta en práctica por D. Antonio Sánchez Segovia, párroco de San José. Situado en la Calle Molino, se convirtió en el crisol donde se forjaron duraderas amistades, se produjeron reencuentros y comenzaron amores, en un ambiente sano, cordial y de camaradería. Allí iniciaron su carrera profesional algunos de los músicos almerienses, jóvenes trabajadores o estudiantes que aspiraban a ingresar en el firmamento de las grandes estrellas de la época.

LOS SOLOS Y EXPRESIONES
Cuenta Antonio Puertas, fundador de Los Solos, que conoció a Juan Ramón en la Escuela de Maestría, donde ambos estudiaban. Los Solos andaban buscando un cantante y probaron a un par de amigos que se presentaron para el puesto. Al acabar las pruebas, Juan Ramón, que las había presenciado, le dijo a Antonio, con mucha timidez:
–Hombre, Antonio, yo canto mejor que esos.
Y, en efecto, desde aquel momento pasó a ser el nuevo cantante del grupo.

Por otro lado, José A. Pérez refiere cómo, en el debut de Los Solos en Balerma, Juan Ramón se puso a cantar detrás de los bafles, tan tímido era. José Ángel le fue empujando poco a poco, conforme avanzaba la canción, al centro del escenario, y así comenzó verdaderamente la carrera de nuestro común amigo.

De Los Solos pasó a los primeros Expresiones, con José Miguel y Quico González, hijos del lutier Miguel el cojo, que tenía su taller junto a la Rambla Amatisteros. José Miguel, a su vez, procedía de Los Teddy Boys, el mejor grupo de la historia de la música almeriense, con la voz inolvidable y privilegiada de Juan Morata, pedazo de cantante y gran persona que conocí en la antigua Escuela de Hostelería de Alhadra. Una mañana, desde una ventana del internado, se puso a cantar una canción que paró por un minuto etéreo, mágico, la vida de la Escuela, todos asombrados escuchando a Juan que, pausado y afinado, cantaba con el corazón aquella melancólica canción, ya no recuerdo cual. Tal impacto me causó el hecho que no lo he olvidado en estos últimos 46 años.

PARÉNTESIS Y FRENOS
Una tarde Juan Ramón recaló en el Club Juvenil de la Calle Molino y allí se integró en el grupo Paréntesis, una vez disueltos los Meles, sus efímeros precursores. Los ensayos de Paréntesis eran en el mismo Club, y allí, en los ensayos, nos volvimos a encontrar. Él me recordó cómo fui yo quien le enseñó la primera canción que cantó en público –una ranchera de Miguel Aceves Mejía– casi diez años antes, cuando hacíamos 1º de Bachiller en el Instituto Masculino (hoy Celia Viñas). Luego cogí una guitarra y empecé a tocar Yesterday, para que él la cantara. Pero no me seguía:
–Parece que te faltan acordes –me dijo.
Le pasé la guitarra y se puso a tocar y a cantar. Y fue otro momento mágico como el que he referido más arriba con Juan Morata: las conversaciones cesaron, se hizo un respetuoso silencio y todos quedamos absortos en la voz de Juan Ramón. Cuando acabó no sabía dónde meterse ante el aplauso general. Y, en efecto, me faltaban un montón de acordes.

En Paréntesis estuvieron Quique Medina, Quico González, Juan Camacho, Juan el Niño... Hasta que el grupo quedó fijado con Carlos Oliver (batería), Daniel Osorio (teclados), Antonio Campoy y Pepe Jesús (pitos), Pepín Jiménez (guitarra) y Juan Ramón (bajo y voz). Ellos inauguraron el baile que montamos en el antiguo cine de Alhabia el jueves lardero de 1973. Fue un negocio ruinoso, no ganamos nada, pero nos divertimos mucho los tres socios que lo organizamos. Paréntesis, luego, participó en el V Festival de la Canción de Almería en 1974. Inmediatamente el grupo, con la incorporación y el impulso del ex–íbero Cristo de Haro, cambió su nombre a Frenos y grabó varios discos con CBS.

ALMANZORA Y EXPRESIONES
Con Almanzora –comienzos ya de los 80–, Juan Ramón alcanzaría el cénit de su carrera. Eran los Puntos con un estilo diferente: con Pepe Grano de Oro a la cabeza, junto a los malogrados Agustín Flores "Tato", Juan Ramón como cantante –en opinión de Grano de Oro, el mejor músico almeriense con el que ha tocado– y Eduardo Sánchez Manzanera, además, claro, del eterno Belmonte. Recorrieron cadenas de radio y televisión, y las discográficas Columbia y Belter editaron sus cuatro Lps, siendo “Muñeca de ojos oscuros” y “Se ha enamorao la nena” las mejores canciones de su repertorio.

En noviembre de 1982 Juan Ramón se incorpora a la orquesta Expresiones moderna. Entonces era ya un reconocido cantante y multi-instrumentista, aportando a la formación una nueva dimensión con su gran experiencia profesional en composición, arreglos y grabaciones. Con su presencia, la orquesta dio un salto cualitativo y alcanzó el grado máximo de calidad y buen gusto.

Estando en Melilla se sintió indispuesto. Ingresado en Almería, murió en septiembre de 1988 dejando esposa y dos hijos. Valgan estas líneas como sentido homenaje al recuerdo de esa persona esencialmente buena que fue mi amigo Juan Ramón García León.




Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

<< Página principal