Mundo Musical Almería - Historia

Información sobre la historia musical almeriense

Juan Ramón Utrera "Montoyita"

LA VIDA DE UNA GUITARRA EN LA CALLE
(Agradecida aportación de A. Sevillano)

Juan Ramón Utrera Amador. De raza calé, hijo de Agustín y de Ramona, jornaleros, vino a este valle de lágrimas en Canjáyar mediado octubre de 1921, durante los estertores de la monarquía alfonsina. Después de la guerra, ya casado, se mudó de la villa alpujarreña a la capital. Se empadronó en La Chanca con su numerosa prole hasta que las lluvias torrenciales de octubre de 1973 obligaron a desalojar parte de las cuevas Las Palomas, del Pecho, Gordote, etc., trasladándose a El Puche, a un piso oficial cedido por el Estado. En la calle "Antonio Mairena" vivió hasta su fallecimiento (en el Hospital Provincial) en junio de 2002. El apodo está inspirado en el legendario Ramón Montoya ("gané un premio y me dijo que yo sería Montoyita"). Con toda la humildad del mundo y su guitarrica bajo el brazo ("una buena, de las artísticas de antes") como único bagaje, sacó adelante a la familia, incluida una hija que prometía en el cante y baile, aunque lamentablemente murió muy joven. De baja estatura y enjuto de carnes, se cubría con gorra de color claro y acompañaba de bastón. Su presencia era familiar en Las Perchas, venta San Silvestre, circunvalación del Mercado o sentando en portales de Navarro Rodrigo y Reyes Católicos. Sin pereza la sacaba de su funda y se arrancaba por alegrías o bulerías al tiempo que le llovían unas monedas; en las visitas siguientes al Quinto Toro y Casa Puga, vuelta a entonarse y pasar la gorra ante la general condescendencia. Le comentaba a Luis García Yepes en una entrevista en Ideal (la única vez creo que salió en los papeles) que poseía el carnet de artista y, en un arranque fantástico, que había "acompañado a la Niña de la Puebla, Niña de los Peines, a Carmen Amaya, Vallejo...". O bien, "le he templado la guitarra y le estuve enseñando falsetas a Pepe Habichuela"; delirios que a nadie ofendían y a él le alimentaba su ego artístico. Satisfacción plena -esto si es verídico- cuando en el Mesón Fosforito que el amigo Alberto Díaz (tristemente fallecido ) abrió en la Avda. Cabo de Gata, Paco de Lucía le piropeó una falseta por fandangos y le dejó tocar su propia guitarra.

Rescatado por JOSE ANGEL PEREZ

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

<< Página principal