Mundo Musical Almería - Historia

Información sobre la historia musical almeriense

Manolo Manzanilla

VER RESTAURANTE MANOLO MANZANILLA:

MANOLO MANZANILLA, EN LOS AÑOS SESENTA, FUE ALGO MAS QUE EL PRIMER TABLAO FLAMENCO DE ALMERIA
(Agradecida aportación de A. Sevillano)

En el Edificio Playa del actual Paseo Marítimo, Manuel Terrón Ponce "Manzanilla", cantaor de origen onubense, adquirió su vivienda particular y local donde montó el restaurante y tablado flamenco "Manolo Manzanilla", auténtica novedad en el sector local del espectáculo y la hostelería, en el que apenas destacaba el Imperial y Club de Mar. Manolo Manzanilla había figurado en las compañías de baile de José Greco, Pilar López y Rosario y Antonio. Dejó grabado tres discos con los sellos Odeón, Columbia y Regal, con temas incluidos en distintas antologías. Y participó en tres películas: Brindis a Manolete, Duende y misterio del Flamenco y Viaje romántico a Granada Desconozco las razones de su desplazamiento y fuerte inversión en Almería y el abandono temporal de la gestión directa de su famosa Venta en las afueras de Madrid, en la que se comenta que la duquesa de Alba disponía de un reservado durante sus estancias capitalinas.
El 14 de junio de 1963 abrió sus puertas, asistiendo el "todo Almería", desde el gobernador Civil, Gutiérrez Egea, y presidente de la Audiencia, hasta s directores de bancos. Atendidos por los anfitriones, Manuel Terrón y su esposa, Dolores González, tuvo lugar una fiesta de bienvenida amenizada por la orquesta Los Trovadores y el cuadro flamenco de la casa encabezado por Manolo Alegría, Pedro Genil y los guitarristas Rafael Madrid y Vargas Araceli; a quienes se les incorporó el propio Manzanilla y el torero Juan Luis de la Rosa. En Los Trovadores tocaban músicos de sólida formación: Luis Gázquez "El Pillico" (excelente cantaor por fandangos, además), Emilio Leseduarte y Barceló, Francisco Bernabéu "Pacorro" y el vocalista Paco Redondo, a quien en ocasiones reemplazó Cayetano Ledesma. A estos le sustituyeron en momentos puntuales Los Blues y The Ruddy Jazz. En la planta sótano ubicaron el tablao y sala de baile, mientras que en la superior se hallaba la cocina y el amplio comedor con dos terrazas sobre la playa. Una de ellas, la "Limonada", era la preferida por las mujeres que combinaba el vermú de mediodía con su cóctel especial, "Tropicana" (el güisqui era cosa de hombres). A su cargo estuvo Rafael Pantoja "El Gitano, un maître singular y con "clase" inusual en aquella Almería provinciana de los sesenta; traído del local de Madrid, a donde regresó para regentar la Venta el Gato y la sala de fiestas Los borrachos de Velázquez. Como jefe del personal y hombre de total confianza de Manuel Terrón (y de su esposa cuando este se encontraba fuera) ejerció el burgalés Ismael Murguía Cuesta. Es justo reseñar si no a todos sí a un ramillete de los solícitos camareros que atendieron mesas y barra: Las comidas, cenas y celebraciones varias, le dieron merecido prestigio por sus elaborados menús, servicio y exquisita presentación. Sonadas fueron las noches de gala en honor a la Mujer Almeriense, a los Pescadores, de la Moda y muy especialmente en Feria y Nochevieja: un toque de distinción en la mortecina ciudad; en un grato ambiente acompañado de cante y baile flamenco, danza española y ritmos de moda a cargo de orquestas prestigiosas. Raro fue el actor o actriz que no frecuentase sus manteles (Clint Eastwood -sólo langosta y vino blanco Monopol-, Alain Delón, Anthony Quinn, Brigitte Bardot), y el más mediático del que ha quedado memoria: Jhon Lennon. Este vivía al lado, en el Edif. Delfín Verde, y todas las noches bajaba en grupo a cenar, indefectiblemente, paella. El 26 de septiembre del 63, con motivo de su 26 cumpleaños, Manolo Manzanilla le ofreció "una espléndida cena al beatle Jhon Lennon y altas personalidades que están rodando en Almería" Como gané la guerra, de Richard Lester.

En la provincia existía una consolidada afición flamenca, pero escasas ocasiones en las que satisfacerla. Al margen de las compañías que visitaban el Cervantes, plaza de toros y terrazas-cine de verano, sólo quedaba la Radio y el concurso Fiesta sin Hilos, de Educación y Descanso, en el teatro Apolo. Ni se habían fundado las peñas El Taranto y Los Tempranos ni puesto en marcha el Festival de agosto. Manolo Manzanilla se convirtió por tanto en refugio nocturno de neófitos y cabales. Por su escenario desfilaron artistas locales bien conocidos de todos: Pepe Richoly, José Sorroche, Pepe Barranquete, Eladio Fernández (hermano de Gerundino); Juan Luis de la Rosa y su entonces esposa Fina de Granada, Pepe Ortega y su mujer Carmen Corbalán; José y Juan Gómez, José Luis Gabín, Rafael el Negro... y Alfonso Salmerón. A comienzos de los setenta, convertido en night club y local de alterne, optó por cerrar definitivamente a la vista del evidente declive.

Rescatado por JOSE ANGEL PEREZ

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

<< Página principal