Mundo Musical Almería - Historia

Información sobre la historia musical almeriense

Te Cuento - José Ángel Pérez García

-Si queréis fechas, me lo vais a poner difícil. Los hechos son sagrados. Es decir, lo que aquí os cuente "off the record", es verdad, verdad de la buena.

Por ejemplo: ¿Sabíais que la primera vez que actuó en la capital el inefable Raphael, lo hizo en el Teatro Cervantes?. Fue al inicio de los años sesenta, después de su triunfo en Benidorm. El jienense se alojó en el Hotel Costasol. Se formaron largas colas de fans para ver al "niño de Linares" que tímidamente saludaba a través de las cristaleras del vestíbulo. Por cierto esa noche actuó de telonero de Raphael, nada más y nada menos que el gran "crooner" de la música española, el catalán José Guardiola.

-Otra historia: El grupo veraniego por excelencia "Formula V" jamás llegó a actuar en Almería capital. No recuerdo tampoco que lo hiciera en la provincia, aunque es posible. Su batería Tony Sevilla, una vez disuelto en grupo solía venir mucho por aquí para visitar los comercios de discos y entrevistarse con los comentaristas musicales de la capital en su calidad de jefe de promoción de Phonogram. En una ocasión, que fui a recogerle al aeropuerto, llegó a coincidir con Miguel Ríos en un vuelo desde Madrid. El granadino por aquellas fechas tenia casa en Mojácar y se disponía a pasar unos días de vacaciones.

-En relación con Miguel Ríos, el concierto de "Rock y Amor", creo que así se llamaba, y que se celebró en el teatro Cervantes, no se suspendió gracias al menda, es decir yo. Bueno, eso es una falacia y además una tontería. La verdad fue, que ese día "el pipa" o dicho finamente el "manager roads" tenía que abonar una determinada cantidad en el ayuntamiento de Almería para que un coche pudiese hacer publicidad con megafonía por las calles de la ciudad anunciando el evento y el pobre chaval encargado de tramitar el asunto se quedó canino después de pagar alguna que otra cosa. Como me conocía, de haberme visto en Radio Juventud con Miguel Ríos, se acercó a la emisora para que le prestase ciento y pico pesetas que le costaba el susodicho permiso. Lógicamente, esa elevada cantidad yo no la llevaba consigo, así que hicimos una pequeña cuestación entre mis colegas y se la dimos para que pudiese sufragar "el impuesto". Después, por la noche, me devolvió el dinero y yo, lógicamente me quede con él importe, sin darle nada a mis colegas. Eran aportaciones individuales que no llegaron a los cinco duros. Me parecía una miseria.
A raíz de este asunto, unos meses más tarde, me encontraba yo en Madrid -estaba recién casado- almorzando en el comedor de la compañía de discos Polydor donde grababa Miguel Rios. Daba buena cuenta de un plato de patatas fritas, cuando mi compañera me dio un sutil golpe en el hombro al ver avanzar por el pasillo al cantante granadino. Su intención era que me fijase en el sujeto que caminaba indiferente a todo cuanto le rodeaba. Yo lo miré, me miró y siguió andando. De pronto, se volvió y me espetó."Oye a ti te conozco yo, eres de Granada... ¿No?... Tímidamente y casi atragantándome con una croqueta dije.."No, no, de Almería"... Volvió a mirarme y me dijo, "No. yo te conozco de Granada"... Total, que al final se aclaró todo y tuve que recordarle que yo era el de los veinte duros de Almería. Esta anécdota se la recordé a Miguel, creo que la última vez fue en el hotel Indalico, cuando vino para una de sus últimas actuaciones en la capital.

-Me ha venido a la memoria otra singular anécdota que tuvo como protagonista al gran maestro de la radio, Álvaro Cruz "Pototo". Fue hace ya bastante años, cuando Pototo en sus buenos años presentaba a casi todas las atracciones musicales que venían a la provincia. Yo acompañaba a los Teddy Boys a una actuación en un pueblo de la zona norte de la provincia (creo Macael)los chicos de Juan Morata iban a actuar como teloneros del mítico grupo rock catalan "Lone Star". La noche invitaba a la fiesta y nosotros la invitábamos a ella. Total, que a eso de la una o dos de la madrugada sale Pototo al escenario para anunciar al grupo estrella. Hace un perfil perfecto del conjunto y..en el "ultimo acto" para anunciar su nombre, va Pototo y anuncia -por tres veces- el nombre erróneo del grupo..Primero los llamó, "Los Rollyng Star...después como los "Lone Boys" , le siguió con Los Rollyng Lone"..hasta que desde el fondo del escenario se escucha la voz potente del cantante Pedro Giner que sale al quite gritando "Lone Star"..Los del grupo se revolcaban de risa, nosotros también, Pototo creo que ni se enteró. Estuvieron geniales.

-¿Hay por ahí alguien que tenga algún material fotográfico del magnifico festival de grupos que hubo en la plaza de los toros hará unos cuarenta años?...Fue un éxito artrítico, aunque no de publico pese a que esa noche actuaron Los Pasos, Los Pekeniques y Los Relámpagos entre otros grupos que recuerde?...Precisamente los Pekeniques -ya en su segunda etapa- volvieron a actuar quince años mas tarde en Almería en el salón de actos del colegio de Las Jesuitinas.

-Menuda bronca le armó el propietario de la terraza Oriente al cantante Tony Ronald porque llegó una horas después a la anunciada para su actuación. El holandés, que venía acompañado por su mujer que bailaba en el grupo como go-gó le echó toda la culpa del retraso al chofer de la furgoneta en la que se desplazaba por que según el cantante, se había perdido y no sabía llegar hasta la terraza. Burda trola, ya que el chofer era el mismo que por la tarde, horas antes llevo el furgón cargado con los equipos de música para instalarlos en la terraza. Anécdota aparte, Tony Ronald tuvo una actuación extraordinaria. Rodeado de buenos instrumentistas sonaba incluso mejor que en los discos.

-Si hubo un interprete que se destacó siempre por su respeto y educación con los medios de comunicación, ese era Juan Pardo. Lo entrevist6eacute; al menos en tres ocasiones, las veces que actuó en la capital y en la provincia. Recuerdo especialmente la noche del IV Festival de la canción luminosa que se celebró en los jardines de La Salle y su canción "Vagabundo" interpretada por Manolo Galván se llevó el primer premio. Desde antes del inicio del certamen algunos medios de comunicación a escala nacional hablaban de que el festival ya tenía dueño y que ganaría la canción de Juan Pardo. Algunos periodistas lo hicieron de forma soez y grosera sin ningún tipo racional de pruebas, aunque luego acertaran. Bueno, pues tras la victoria, Manolo Galván y Juan Pardo comparecieron ante los periodistas. Estuvo tan fino y correcto Pardo, que los mismo peronistas que "armaron la pajarraca" tuvieron que agachar la cabeza recriminados por el resto de compañeros. Pardo, ganó porque su canción era la más comercial para un certamen de este tipo, no es que fuese la mejor. De hecho los parámetros digamos de "evaluación" se cambiaron rápidamente después de que en las dos ediciones anteriores las canciones ganadoras no sonaran en ningún sitio y fueran duros fracasos.

-Durante mi vida profesional en un escenario, uno de los momentos mas malos que pasé fue en la plaza de toros de Roquetas. Una plaza portátil abarrotada dos horas antes para ver a Julio Iglesias. El acto musical comenzó con la actuación de un grupo francés que fue cogido a lazo por los organizadores para que actuasen de teloneros. Comenzaron sobre las diez y pico de la noche. Aquello era insufrible. Solo ruido y mas ruido. Así lo consideraron las casi 5000 personas -no muy jóvenes precisamente- que se dieron cita para ver al cantante madrileño.
El grupo -no recuerdo su nombre- sonaba a perros. A la media hora machacando con el mismo tema, la gente empezó a impacientarse. Julio debería salir sobre las once y media de la noche, pero no llegaba. Los organizadores no sabían nada del cantante. A las diez estaba aun en Murcia y venía por carretera. No las de ahora, las de hace treinta años. A los del grupo no los callaba nadie. Tuve que salir al escenario y anunciar el retraso de Julio Iglesias por causas ajenas a nuestra voluntad. Les pedí paciencia y cínicamente un aplauso para el "magnifico" grupo que nos estaba deleitando mientras se esperaba al divo. Así otra media hora mas. Ya supimos que Julio ha salido de Murcia. Empezamos a echar cuentas y no llegaba a tiempo de la hora anunciada. El grupo berreaba sin piedad. Salí nuevamente al escenario y solté otra mentira piadosa al respetable. Ya había gente de pie gritando. Media hora después salgo nuevamente y anuncio la inminente llegada de Julio Iglesias para dentro de 20 minutos. Cuando bajo del escenario se me acerca un hombre, se identifica como teniente de la Policía Armada y me dice que si en cinco minutos no empieza la actuación y se llega a originar una alteración de orden publico, que me atuviese a las consecuencias. Yo le digo, que soy solo el presentador y que hable con los organizadores. "Aquí no hay nadie que asuma la responsabilidad porque no se encuentran en la plaza". Busco con la mirada y efectivamente estoy solo ante el peligro. La gente abuchea a los músicos, que cansados y ante las protestas del publico se descuelgan las guitarras y apagan los equipos. El griterío no cesa. Subo al escenario y en primera fila, el teniente de la Policía Armada. No tenia argumentos ni excusas para calmar al pueblo. Cuando ya me veía entre rejas, una voz al fondo me grita... "Ya esta Julio, ya esta Julio". Sin "retocarse" el peinado, sube de dos en dos los escalones de la pequeña escalerilla y sale al escenario. Es la una y media larga de la madrugada. Me da un abrazo, me guiña el ojo, coge el micrófono y la gente se entrega en cuerpo y alma.
Cuando llego al improvisado camerino todavía me tiemblan las piernas. Los organizadores que habían salido a buscar el coche donde venia el artista, me abrazaron por mi entereza y "profesionalidad" por ir dando la cara ante el publico pese a que el concierto empezó con casi dos horas de retraso.

-La actuación de Los Canarios en el Casino Cultural de Almería allá por mediados de los años sesenta también estuvo a punto de acabar como el rosario de la aurora. Su avanzada música no era la mas adecuada para el "señorial" publico que abarrotaba la terraza. Porque lo de Los Canarios en vivo era una autentica pasada. Todavía no se habían cambiado de nombre y se anunciaban como "Los Ídolos". Llevaban melena tipo Rollyng y unas vestimentas "escandalosas". Los que no pudimos entrar -la mayoría de los jóvenes musiqueros- nos tuvimos que conformar con oírlos desde el Paseo.

-Y lo que son las cosas, después con el paso de los años se cambiaron las tornas y la terraza del Casino fue escenario de numerosas actuaciones de grupos importantes y de actuaciones de conjuntos locales tales como Huracanes o Los Cyclones entre otros. De las atracciones recuerdo a Los Bravos, que vinieron sin Mike Kennedy -ya cantando en solitario-, Barrabas -con mas suplentes que en un partido de fútbol de la Intertoto- y Modulos. Los madrileños estuvieron geniales con Pepe Robles como voz principal y Tomas Bohorquez al órgano. Por ciento a Tomás tuvieron que sacarle esa misma mañana una muela, creo que en la Bola Azul que lo traía por el camino de la amargura. En esta web hay algunas fotos de estos protagonistas. De la muela, no.

Otro día os contare la experiencia con Camilo Sesto, cantando en el club Náutico de Almería acompañado de Los Teddy Boys cuando el cantante alicantino se encontraba haciendo la mili en el CIR 16 del campamento Álvarez de Sotomayor y bajaba a la capital los fines de semana. En aquellas fechas ya tenia un par de discos grabados formando parte del grupo "Los Botines".

José Ángel Pérez

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

<< Página principal