Mundo Musical Almería - Historia

Información sobre la historia musical almeriense

El Primer Teléfono de Almería


https://mgarrucha.wordpress.com/2015/09/09/el-primer-telefono-de-almeria/

Publicado el 9 septiembre, 2015 por Manuel León González

Central telefónica en la calle Navarro Rodrigo de Almería en los años 30. Foto Domingo Fernández Mateos

Debió ser un acontecimiento en esa ciudad lejana, alumbrada por el acetileno y donde los caballeros gastaban patilla como la de Alfonso XII. La recién adoquinada Almería recibía un ingenio mecánico, un artilugio sonoro que permitía hablar sin ver, el prodigio de escuchar una voz familiar a través de un cable invisible. El Villa de Madrid era entonces uno de los establecimientos señoriales de la ciudad, un comercio especializado en guantes de seda y en toda suerte de tejidos singulares a disposición de muy pocos monederos. Fue en el remoto año de 1878 cuando los propietarios de esa casa privilegiada instalaron el primer teléfono de Almería, un artefacto de baquelita al servicio de los dependientes que hizo furor en la ciudad y que recibió cientos de visitas para comprobar la veracidad de esa leyenda que corría por las barras de los cafés y de los veladores de que la voz humana se podía propagar a considerable distancia. Hacía dos años apenas que el físico  Graham Bell había dado a conocer al mundo su invento, cuando la ciudad de los tempranos y de la uva dorada ya disponía de ese diabólico portento, a través de un impaciente comerciante.

La primera central de teléfonos en Almería estuvo en la Glorieta de San Pedro. Apenas había en 1890 50 abonados en la ciudad con una tarifa de 80 reales que encendía las críticas de los gacetilleros.

En 1884 llegó el  teléfono a la provincia y puso en conversación a vecinos de Vera con los de Cuevas con sendas bandas de música tocando pasodobles de fondo. En 1933 se abrió otra central en Tabernas a diez pesetas los tres minutos de conferencia a Almería. María Villanueva fue la telefonista de Almería durante la Guerra, cuando la central se trasladó a Navarro Rodrigo y de allí a González Garbín con capacidad para 30.000 abonados. En los 60 llegaron las cabinas y en los 80 se eliminaron las telefonistas que daban número, siempre bajo la tenue  sospecha de fisgonear las conversaciones ajenas.

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

<< Página principal